Blog Post blog post samples

Claves para entender el impacto social de un proyecto

Aunque usualmente hablemos del número de beneficiarios cuando nos preguntan por el impacto de nuestros proyectos, la verdad es que el impacto no es eso, sino que es poder mostrar, cuantitativamente, que has resuelto un problema social.

Como adelantamos en una entrega anterior, el impacto de un proyecto o programa social es lo que sucede después de que tu programa termina, las pruebas patentes de que has logrado el fin último que te proponías con tu iniciativa.

El reto de toda medición es demostrar qué habría sucedido si tu programa no se hubiese ejecutado. Y esto implica, por un lado que debes tener una “foto” de la situación antes de intervenirla y una o varias después de tu intervención.

De hecho, casi podríamos decir que el impacto social es posible solo a largo plazo. Tú puedes medir cosas que te digan si estás en el rumbo correcto, porque las victorias tempranas también son necesarias en estos casos, pero hay cosas que requieren tiempo para ser comprobadas.

Una manera que tal vez te resulte útil para determinar en qué momentos medir y qué cosas medir, puede ser considerar la teoría del cambio, que es la cadena de cosas que deben suceder para llegar al objetivo final. Si tienes esa cadena en tu mente, puedes identificar mejor cuáles son las variables a medir y los mejores momentos para hacerlo.

Es necesario decir que la disposición a medir y a aceptar los resultados de ese proceso, es lo primordial. Se trata de un autoexamen que puede arrojar resultados que no te gusten, pero puedes aprender mucho sobre lo que estás haciendo y hacer más efectiva tu inversión de tiempo y dinero en el proyecto.

¿Cuál es el beneficio de una medición de calidad? Aunque parezca una pregunta retórica, la verdad es que hace falta aclararlo, medir el impacto de tu programa o proyecto, te ayuda a verificar la efectividad de tus acciones tantas veces como quieras.

Generalmente, las organizaciones se lanzan a medir impacto para recaudar más fondos, porque el financista potencial le pide esos datos antes de invertir. Y eso tiene un gran valor, pero hay una razón que tal vez es más importante: te ayuda a indagar en lo que tu programa social debe tener para lograr su objetivo.

Recuerda que puedes tener la genuina intención de hacer el bien y empeñar tiempo, energías y dinero en eso, pero si no lo mides no te vas a dar cuenta si todo ese esfuerzo te está permitiendo hacer el bien que te propones.

Si ves la medición de impacto como una vía para levantar fondos, puedes correr el riesgo de esperar que los resultados sean positivos. En cambio, si la ves como una forma de verificar la efectividad del proyecto, puedes identificar aspectos que te permitan rectificar el rumbo hacia tu meta y eso, en sí mismo, ya es ganancia.