¿Cómo saber qué medir al hacer una medición de impacto?

Si estás en el mundo de las organizaciones sociales, seguramente te has preguntado cómo saber qué medir al hacer una medición de impacto.

Saber esto, o lo que es lo mismo, escoger los indicadores para la medición de impacto de un proyecto, no es un detalle menor porque se supone que son datos que indicarán si el programa está logrando los objetivos que motivaron su creación.

La mejor forma de establecer nuestros indicadores de impacto es reflexionando con mucho detalle acerca de lo que en realidad deseamos lograr con el proyecto. Aunque suena lógico pensar que este paso ya está claro, la realidad es que no siempre es así.

Para facilitar este proceso de reflexión y, posteriormente, la selección de los indicadores, en Cuantix recomendamos iniciar con la Teoría del cambio.

Se trata de una metodología que permite representar la cadena causal que describe cómo pasamos del problema identificado hasta el logro del impacto deseado, gracias a la realización de nuestro proyecto.

La cadena consta de 5 elementos: Necesidades – Intervención – Productos – Resultados intermedios – Impacto.   

Esta cadena de resultados permitirá ver con claridad cuáles son los puntos que se deben medir para conocer si está ocurriendo lo que esperamos que suceda. Precisamente, es una teoría porque no sabemos si en verdad sucederá como lo hemos establecido.

De esta manera evitaremos la tentación de medir aspectos irrelevantes o pasar por alto detalles cruciales dentro del proceso de transformación de esa realidad que pretende cambiar el proyecto.

Hay 3 aspectos que nos encantan de la Teoría del Cambio, y son las razones por la cual la recomendamos como primer paso para establecer los indicadores:

1.    Es causal: quiere decir que para que ocurra el fenómeno B, antes debió ocurrir el fenómeno A.

Esto es excelente para ayudar a la organización a visualizar si el impacto que quiere lograr está siendo generado por una acción anterior.

Por ejemplo, para que un suplemento nutricional ayude en el aumento de peso de un niño, lo primero que tiene que ocurrir es que el niño se coma el suplemento.

Aunque esto parece ridículamente obvio, lo que implica para la medición es que la organización debe tener indicadores y sistemas de monitoreo de reporten si los niños están consumiendo el suplemento o no, porque si esto no ocurre, estamos seguros que el paso siguiente (aumentar de peso) no ocurrirá.

2.    Conecta el problema que queremos resolver con el impacto del proyecto: la teoría del cambio es una forma muy sencilla de identificar si todas las acciones que estamos llevando a cabo realmente son suficientes para abordar el problema que dio origen al proyecto.

Una manera de validar si nuestro proyecto está bien enfocado, al menos de una forma teórica, es confirmar que el último eslabón de la cadena casual (el impacto), es equivalente a ver el problema resuelto.

3.    Permite diferenciar productos, resultados intermedios e impacto: uno de los errores más comunes de las organizaciones a la hora de medir, es confundir indicadores de impacto con indicadores de proceso.

Es muy común escuchar organizaciones diciendo: “nuestro impacto es que hemos entregado 2.000 suplementos alimenticios”. En realidad, eso es un producto del proyecto, pero no es su impacto.

Hablar de impacto sería decir: “hemos aumentado el peso de los niños en 3 kilos, en promedio, después de un mes de intervención”.

Con la teoría del cambio podemos ordenar y separar distintos tipos de resultados de la siguiente forma, por ejemplo:
-Producto: hemos entregado 2.000 suplementos.

-Resultado intermedio: 80% de los suplementos fueron consumidos adecuadamente por los niños.

-Impacto: los niños que consumieron el suplemento aumentaron 3 Kg en promedio.

La teoría del cambio nos permitirá saber qué medir al momento de hacer una medición de impacto.

Nuestra herramienta digital de medición de impacto te permitirá identificar esto con mayor facilidad.